santiagotravel

es una de las experiencias más bellas para quienes buscan una experiencia mística que interrumpa la rutina y ponga en contacto a nuevas personas.

El viaje de Santiago es una de las experiencias más bellas para quienes buscan una experiencia mística que interrumpa la rutina y ponga en contacto a nuevas personas.
El recorrido es de unos 800 km, que se pueden dividir en diferentes tramos en función de la resistencia, el entrenamiento y el tiempo disponible. Más allá de todo, lo cierto es que para afrontar el camino de Santiago se necesita preparación, desde muchos puntos de vista, tanto físicos como mentales. En esta guía veremos cómo prepararnos para el Camino de Santiago, ¡buena lectura!

Documento de identidad
Mapa

Empecemos con un punto fundamental para el viajes organizados camino de santiago: la ropa. Lo primero son los zapatos, se necesitan al menos dos pares para caminar, cómodos pero duraderos, para resistir la lluvia y cualquier cambio repentino en el clima. Olvídese de cualquier tipo de zapato de goma, elija un producto específico, tal vez utilizado por quienes hacen trekking, obtenga asesoramiento y acuda a una tienda especializada. Luego es el turno de los calcetines, que deben ser de varios tipos, dependiendo de la temperatura. Traiga por lo menos un par para cada tipo, luego uno de lana, uno de algodón, pero sobre todo busque calcetines con refuerzos en el talón y el talón, de lo contrario podrían dañarse causando dolor a sus pies. También puede utilizar un impermeable fácilmente plegable y portátil en su mochila; será necesario para hacer frente a las lluvias repentinas. Por lo demás, intenta siempre optar por la ropa clásica en capas, que te permitirá adaptar tu ropa a la temperatura de ese día.

Tendrás que acostumbrarte a caminar, aunque creas que ya lo estás, no estarás ya en el Camino de Santiago. ¡Así que, tren! Si tienes un estilo de vida activo, empezarás desde un nivel más alto, pero aún así tendrás que entrenar, así que si, por ejemplo, estás acostumbrado a caminar cinco o diez kilómetros al día, empezarás a caminar quince o veinte kilómetros al día. Si usted es una persona sedentaria, comience lentamente, pero comience, de lo contrario se encontrará en serias dificultades. Es esencial superar tus límites, así que día tras día tendrás que intentar un objetivo cada vez más alto, tienes que levantar la vara y ponerte a prueba. El consejo es que se vaya, por lo menos con dos meses de anticipación, si ya está capacitado. Si empiezas de cero, te sugiero que empieces la preparación unos seis meses antes, también puedes entrenar en bicicleta, ya que existe la posibilidad de hacer el Camino por este medio. En este caso, entrena con los mismos criterios que la caminata, así que dependiendo de tu nivel inicial aumenta lentamente.

Como ya se ha dicho, el Camino de Santiago requiere también una preparación mental y psicológica, y la razón es muy sencilla: estarás solo y conocerás a personas desconocidas. Así que, al igual que para el cuerpo, la mente también debe ser entrenada, especialmente si estás acostumbrado a estar en la compañía, y con la gente de siempre. Dejar solo es una experiencia hermosa y útil, así como conocer gente nueva, pero no debe subestimar el cambio, especialmente al principio. Así que trata de encontrar unas horas al día, despacio, para dedicarte únicamente a ti mismo, aprende a estar contigo mismo, camina solo, haz algo que te guste, solo, ya sea salir, ir al cine, u otro. De la misma manera, aprende lentamente a abrirte con aquellos que no conoces y con aquellos que son diferentes a ti, por cultura y hábitos, de lo contrario tendrás muchas dificultades durante el Camino.
Ten en cuenta, además, que las posibles dificultades relacionales se verán desbordadas por la fatiga y el estrés físico, por lo que es esencial aprender a manejar todo primero.

El último punto importante es la mochila. Para los que se enfrentan al Camino, de hecho, la mochila es un aliado único y debe ser cuidadosamente escogido. En primer lugar, señale un producto resistente, con las precauciones necesarias y la comodidad como parte rígida para no cansar la espalda, y hebillas terminadas.... ¡no se preocupe por el gasto! También necesitarás un lienzo impermeable para cubrir tu mochila en caso de lluvia. En cuanto al contenido, tendrá que adoptar la filosofía de "estrictamente necesario"! Además de la ropa, de la que ya hemos hablado, no olvide un botiquín de primeros auxilios, algunos medicamentos básicos, una linterna y un repelente para insectos.

Remplacez les images

Remplacez les textes

Personnalisez !